Loading . . .
Valentía es buscar ayuda
Tiempo de lectura3 Minutos, 33 Segundos

Valentía es buscar ayuda

3 0

Sergio empezó terapia a los 20 años. A los 25 supo que sufría de ansiedad y depresión. Tras 11 años de terapia, tiene un nuevo diagnóstico y una nueva forma de comprenderse.

El 0,9 % de los jefes de hogar y cónyuges de 23 ciudades del país buscaron ayuda terapéutica para sentirse mejor.

DANE, 2021.

Sergio Alzate es un contador de historias profesional. Estudió periodismo, pero, como él dice, la comunicación le da la comida. Durante su trasegar para descubrir y narrar historias, la primera que ha debido escudriñar es la propia y, en esa investigación personal, llegó el momento en que tuvo que reconocer que algo no estaba bien con su salud mental por cuenta de una seguidilla de situaciones entre la infancia y adolescencia.

Sergio fue diagnosticado con trastorno límite de personalidad, sin embargo, no supo en qué momento específico empezó a padecerlo. Su trastorno iba siendo parte de su vida tan progresiva y sutilmente que por mucho tiempo pensó que así era como podía vivir.

Trastorno límite de personalidad

El trastorno límite de la personalidad impacta en la forma en que se piensa y siente la persona sobre sí misma y sobre los demás. Incluye problemas de autoimagen, dificultad para manejar las emociones y el comportamiento y un patrón de relaciones inestables.

Pero empezó a llorar más de lo normal, sentir que las cosas no estaban bien consigo mismo y experimentar algo que para ese momento le era desconocido: el trastorno de desrealización; todo esto lo hizo pensar que se estaba enloqueciendo. Variaciones en la realidad que le produjeron miedo y que lo llevaron incluso, a ideas suicidas.

Trastorno de desrealización

El trastorno de desrealización sucede cuando en repetidas oportunidades la persona se observa a sí misma desde afuera de su cuerpo o siente que las cosas que la rodean no son reales.

Mucho de lo que ha tenido que vivir Sergio en su vida adulta, tiene origen en la infancia. Vivió esta etapa de forma estricta por parte de sus padres y, en el colegio, era víctima de bullying; a pesar de seguir siendo un niño alegre y extrovertido o de normalizar agresiones como «cosas del colegio» estas vivencias cobraron peso en la adolescencia y durante esta etapa Sergio perdió su capacidad habitual para socializar. Además, empezaron a manifestarse dificultades para entablar relaciones con otras personas.

Para él, hubo un antes y un después del diagnóstico. «Cuando las personas no saben lo que tienen, no le dan la trascendencia que cada caso necesita, se viven cosas de forma inconsciente o incluso en negación», lo dice porque a él le pasaba al principio. Su mejor terapia era la conversación con un amigo, para él era un acto liberador que lo llevaba a concluir: no estoy loco. Aunque una buena conversación y vínculos sanos son fundamentales, cuando se padece un trastorno, se requiere también la ayuda de especialistas.

Hablar periódicamente con su terapeuta y refugiarse en la literatura, lo ha ayudado a entender cómo gestiona sus emociones y a abrazar cada reacción suya como algo ‘normal’, ni buena, ni mala, solo real.

Este hombre de 31 años que durante más de 10 ha vivido un proceso consiente por su salud mental ha encontrado la palabra que lo define: ‘neurodiverso’. Con ella, busca referirse a todos los individuos que viven con condiciones que los llevan a navegar procesos cognitivos y emocionales de manera distinta a la norma. Para él, cualquier persona neurodiversa debería ser comprendida y evitar comentarios como: «échele ganas, esto es solo una etapa», como si esto dependiera solo de voluntad o gratitud por la vida.

Además, recomienda a familiares y círculo cercano de quien requiere ayuda que más allá de patologizar o aventurarse a decir qué puede estar viviendo esa persona, quien realmente quiere apoyar lo debe hacer desde la escucha activa. «Como lo hacía mi amigo: generar espacios seguros para entender lo que se vive y qué tipo de ayuda es la que pedimos».

Ocúpate de tus emociones y pensamientos

El cómo te sientes está determinado por la forma en cómo lo interpretas y a la opinión que tienes sobre ti mismo y la forma como te veas a ti mismo.

¿Qué haces cuando sientes malestar emocional? ¿Dónde has buscado ayuda para tu salud mental?

#HablemosdeSaludMental para hacernos cargo.

Happy
Happy
33 %
Sad
Sad
33 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
33 %

One thought on “0

  1. desde de la niñez y adolescencia nuestros padres por falta de algunos conocimientos, emocionales y comportamiento frente a sus hijos o hijas están en el gran error de educar a sus hijos de manera muy brusca y agresiva la cual va generando un trastorno tanto emocional y mental. la cual conlleva a un sin fin de trastornos mentales, y comportamiento de ellos, en algunos niños durante su periodo de crecimiento y crianza ellos poco a poco van reflejando su mal comportamiento y trato asía los demás, la cual se esta reflejando en ellos, que se compartan de la misma manera como se comportan y tratan en su hogar y entorno familiar. el resultado final en su adultez básicamente casi en todos los casos terminan con dichos trastornos y se siguen comportando de las misma manera o quizás mas brusca o agresiva, y en casos extremos llegar a ser mas violento. es importante evaluar e identificar todos estos comportamientos desde muy temprana edad, y corregir desde su entorno familiar.

Comments are closed.

Previous post Somos frágiles, somos fuertes
Next post Tu diagnóstico no es tu personalidad