Una ceremonia sagrada

taoismo el poema de la almohada
Más que una unión física, la relación sexual es un acto sublime capaz de transformar el nivel de la consciencia.

Quienes practican el Taoísmo, una antigua creencia milenaria, afirman que compartir el cuerpo es un acto sagrado que compromete por completo a ambos amantes, una unión de energía sexual que puede generar salud, longevidad y fuerza espiritual.

En el arte…
Los japoneses demostraron tener una mente más abierta en épocas que en occidente le cerraban las puertas al placer.
El poema de la almohada (1.778) es una obra del japonés Kitagawa Utamaro.

El Tao ubica a la pareja en el centro del universo, el hombre es la manifestación del Yang, energía masculina, solar y emisiva; mientras la mujer representa al Yin, energía femenina, lunar y receptiva, ambas fuerzas son la dualidad del universo, fuerzas energéticas opuestas que se complementan y que actúan como una sola.

Históricamente, el taoísta cree que el hombre es por naturaleza un eyaculador precoz y que es ahí donde se genera una gran pérdida de energía y fluidos vitales. La energía es el elemento más
importante para esta filosofía, porque está presente en toda la materia y es la única fuente creadora de vida.

En el Taoísmo el erotismo es esencial para la vida, la salud y la longevidad humana puesto que se busca preservar la energía del cuerpo. Para ello, se emplean diferentes técnicas sexuales que retrasan el placer del hombre con el objetivo de encontrar el disfrute conjunto. El sexo es una satisfacción compartida.

(Lee también“Erotismo es ponerle imaginación al sexo”).

Clave en la cotidianidad

  • El sexo debe ser concebido como una ceremonia.
  • Las parejas deben tomarse un instante antes de la relación sexual para prepararse, entendiendo que este es un momento de gran importancia
    para la vida del otro.
  • Los amantes son libres de construir su propio templo, un espacio donde puedan manifestar sus más íntimos deseos.
  •  El placer puede ser cultivado y se debe valer de despertar los cinco sentidos por medio del erotismo tocar, oír, oler y saborear a la pareja.
  • La respiración debe ser lenta, por la nariz, liberando el propio cuerpo, sin complejos, mientras se alaba y halaga al del compañero.
  •  Finalizado el acto sexual, la pareja no debe alejarse, pues este es un momento de alto flujo de energía que debe compartirse juntos, cuerpo a cuerpo.

En el Taoísmo el erotismo es esencial para la vida, la salud y la longevidad humana.

Fuentes: Continencia Sexual

 

Regresa: Sexo, erotismo, amor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más que una unión física, la relación sexual es un acto sublime capaz de transformar el nivel de la consciencia.
" />