Soledad y plenitud

Soledad y plenitud - Revista Comfama

A sus 72 años, doña Sonia jamás se ha sentido sola.

 

Sonia no se sintió sola hace 26 años cuando se separó de su único marido, de quien conserva el apellido; ese día decidió partir hacia Medellín. Tampoco cuando su hija, la del medio, se mudó a Costa Rica, ni cuando la mayor, hace más de 12 años, se fue a vivir a Estados Unidos. Quedaba uno, el menor, quien años más tarde decidió casarse.

Dice que sería egoísta sentirse triste por la felicidad de sus hijos. Por eso, desde ese día decidió rehacer su vida. Construyó un refugio en casa, se trata de su patio, allí está su jardín, una mesita para poner su computador y el lugar donde reza, recibe aire fresco y mucha luz. «Yo amo esta casa, puedo sentirla, la siento como mi mansión» afirma.

A veces, reconoce, siente un vacío en el pecho. Razón por la cual visitó a su médico. Ese día entendió que, aunque es fuerte, también extraña los abrazos y la compañía. Un dolor que refleja en su cuerpo. Cuando siente que la tristeza aparece, «desbarata la casa», cambia las cosas de lugar, abre las ventanas para que entre el sol, escucha música o saca a Grachi, su mascota, a la que rescató en un viaje.

La distancia física no es sinónimo de distancia emocional. A sus 72 años lo sabe porque, aunque todos estén lejos e incluso algunos no se conozcan en persona, el contacto constante con sus hijos, nietos y nuevos bisnietos le recuerdan el amor familiar.

Hace poco, su nieta, le regaló un iPad para cambiar el viejo computador de escritorio, ya cumplía 10 años de uso. Está feliz, apenas lo está aprendiendo a utilizar. Todos los días a las ocho de la mañana se conecta en videollamada, ya le sale natural, para que sus hijas se rían de su pelo que ha crecido en cuarentena o para esperar los primeros pasos de la bebé de la familia, se llama Mía.

Doña Sonia y sus hijos - Revista Comfama

 

***

En soledad… armamos y amamos nuestro refugio.

***

¿Qué te ha enseñado la soledad?

***

Te puede interesar: Recomendaciones pare leer en casa.

 

Te puede interesar: Meditaciones para calmar las emociones.

 

 

Revisado por Ojo de lupa editores

Etiquetas del contenido
,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A sus 72 años, doña Sonia jamás se ha sentido sola.   Sonia no se sintió sola hace 26 años cuando se separó de...
" />