Repetir o no la historia familiar

Ilustración: @mira.pal.cielo

Para algunos, heredar el negocio familiar es un anhelo; para otros, una imposición que no quieren llevar a cuestas. Al respecto no existen visiones buenas o malas, sí la necesidad de elegir un camino que tenga como destino la realización personal.

 

Los padres y tíos de Alejandra y Carolina Palacio Restrepo son dueños de Café Luna Llena, un proyecto familiar enfocado en la producción de café limpio y amigable con el medio ambiente y el turismo experiencial cafetero. Están ubicados en la vereda El Zancudo en Fredonia.

Aunque ambas han participado en procesos de Café Luna Llena, decidieron hacer sus propios caminos, sin dejar a un lado la empresa de su familia.

Alejandra es la encargada de elaborar uno de los productos de la empresa, el exfoliante de café, pero ahora, además, es estudiante de psicología, un propósito de vida coherente con sus deseos. Por su parte, Carolina es diseñadora gráfica y acompaña desde su conocimiento la parte gráfica y creativa de Café Luna Llena, sin embargo, decidió mudarse a Medellín y hoy trabaja en una agencia de marketing digital. Sigue su propio camino, pero en cada una de las cosas que aprende busca aportar al negocio de su familia.

Cada elección que hacemos implica una renuncia, no obstante, siempre es posible cambiar de opinión. Alejandra y Carolina avanzan en su búsqueda, lo hacen acompañadas de ese amor invisible que solo habita en la complicidad familiar.

***

¿En algún momento sentiste que tu propósito laboral estaba sujeto a decisiones familiares? ¿Qué hiciste frente a ello?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para algunos, heredar el negocio familiar es un anhelo; para otros, una imposición que no quieren llevar a cuestas. Al respecto no existen visiones...
" />