Renovar el amor por el trabajo

Renovar el amor por el trabajo | Revista Comfama

Olga volverá a la calle con un amor renovado por el trabajo, y con la clara intención de emplear su vida, de ahora en adelante, en algo que le guste.

31 de diciembre de 2019. En la radio sonaba una canción de Los Melódicos. Muchos despedíamos el año viejo y algunos, como Olga Cardona, de 54 años de edad, pedía que el año nuevo fuera mejor. No alcanzaba a imaginar que tres meses después, en marzo, una pandemia haría tambalear el sustento económico de su hogar.

La COVID-19 generó una crisis que, para abril, ya había terminado con 5.3 millones de empleos en Colombia. El de Olga fue uno de esos. Trabajaba como contratista. Cuando le avisaron acerca de la terminación de su contrato, lo primero que pensó fue: «¿y ahora cómo voy a solventar la economía de mi hogar?» Para esa pregunta había pocas respuestas. Vive con una de sus hijas y es la responsable de la manutención de su casa.

Su rutina cambió por completo. Ya no tenía que madrugar a laborar, sino a pensar sobre su futuro. Encontró tranquilidad en su fe. «Asumí con responsabilidad y consciencia este nuevo reto de la vida», y aunque ha tenido momentos de incertidumbre y angustia, hay «angelitos» que, como bien dicen por ahí, «se le aparecen a uno». Así llegó a su vida el Mecanismo de Protección al Cesante, programa del ministerio de Trabajo en conjunto con las cajas de compensación.

Por medio de un familiar se enteró del subsidio, investigó los requisitos y se dio cuenta que cumplía, aplicó, y aunque no salió beneficiada en la primera cohorte, sí lo fue en la segunda. «Ha sido un alivio para mí y para mi hogar salir beneficiada. En situaciones como estas es donde uno agradece tantas cosas que puede tener en la vida».

El propósito de Olga es claro: encontrar un nuevo empleo. No descarta iniciar un negocio propio. Hoy, que la palabra adaptarse se cotiza al alza, los postres y las conservas son uno de sus proyectos. Ser independiente representaría para ella la posibilidad de dedicarse a algo fijo, lejos de la incertidumbre de las renovaciones contractuales de cada semestre.

Olga volverá a la calle con un amor renovado por el trabajo, y con la clara intención de emplear su vida, de ahora en adelante, en algo que le guste. Tal vez por eso algunos le llaman al trabajo: destino.

***

Trabajar… para poder hacer aquello que nos gusta

 ***

¿Qué has aprendido de tus momentos de desempleo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Olga volverá a la calle con un amor renovado por el trabajo, y con la clara intención de emplear su vida, de ahora en...
" />