¡Aullidos que salvan vidas! Reintroducción del mono aullador rojo

mono aullador rojo del zoologico santafe de medellín

Algunos rasgos de su comportamiento quizá no sean los más adecuados para esa tarea que el destino puso en su camino: le gusta estar a ras del suelo, pero su lugar debería estar en lo alto, como si estuviera en la copa de los árboles, en manada, lejos de sus depredadores.

Él es un mono aullador rojo de edad media que no regresará al bosque. El tráfico de especies silvestres lo alejó de su comportamiento natural y por ello allí no sobreviviría ni un solo día. Pero hay algo que los humanos no pudieron arrebatarle: su capacidad de aullar, a todo pulmón, con la fuerza de sus entrañas.

 

Por eso, ahora su misión es que los monos de su especie que sí podrán retornar a su hábitat lo hagan aprendiendo a aullar con su ejemplo, una de las habilidades que les permitirá vivir allí, en ese entorno verde y multicolor del que nunca debieron salir.

Él, con su pelaje rojo, ha contribuido en la reinserción de más de 100 monos en parajes antioqueños, todo por medio Programa de conservación, rehabilitación y reintroducción del mono aullador rojo que el Zoológico Santa Fe lidera con el apoyo de las Corporaciones Autónomas Regionales (CAR) de los diferentes departamentos.

El origen

Miles de monos como él han pagado un precio muy alto por su belleza: ser sacados de su entorno para ser vendidos en las carreteras de Colombia como mascotas. Tras la muerte de muchos de ellos, los sobrevivientes terminan en hogares humanos, con daños físicos y comportamentales.

¿Está preparado un mono aullador rojo para comer lo mismo que sus nuevos compañeros humanos? No. Tampoco para habitar solares, cuartos o salas de una casa, lejos de los suyos. Con esto aparecen enfermedades que los poseedores no están en capacidad de atender. ¿Qué pasa entonces? En el mejor de los casos, son regresados a las autoridades ambientales de las regiones.

Así, desde 1998 existe una única entidad autorizada para la rehabilitación de estos primates: el Zoológico de Medellín. Por eso, a sus instalaciones llegan estos monos, además de los que son incautados, con una única esperanza: ¡volver!

El tráfico de fauna silvestre puede ser denunciado en el Área Metropolitana, teléfono 3856000.

El proceso

Estabilizar su bienestar: esa es la primera misión del Zoológico Santa Fe cuando un mono aullador rojo llega a Guayabal, su barrio temporal. En la mayoría de los casos son bebés cuyas madres fueron asesinadas, por eso quedan a cargo de una nana, una mujer que los ama tanto que quiere siempre verlos partir.

Rehabilitación: la fase siguiente. Para ello, los monos son dispuestos en enormes jaulas donde el equipo técnico veterinario, biólogo y nutricional coordina actividades de entrenamiento: aullar, habitar partes altas, comer lo que encontrarían en su entorno, pertenecer a una manada y no acostumbrarse a la presencia de los humanos ni sus conductas. Este proceso toma entre seis meses y dos años, momento en el cual se establecen plataformas de semi liberación para determinar el grado de avance de los animales.

¡Libertad!, el paso final. Cuando el Zoológico comprueba que el grupo de aulladores entrenado ha superado todas las barreras, los traslada a alguno de los sitios designados por la autoridad ambiental para efectuar la reintroducción. ¡Y la naturaleza toma su curso! Eso sí, con un seguimiento posterior para garantizar que todo, allá en el bosque, funcione como debe funcionar.

Mientras tanto él, Felipe, seguirá aullando tan fuerte como sus hermanos del bosque, sus hermanos colorados, sus hermanos de especie. Sus aullidos, de una u otra formar, seguirán sonando en el bosque que lo vio partir.

 

 

Esta iniciativa desembocó en un programa de generación de empleo que inició en La Pintada, con el que madres cabeza de familia elaboraron peluches con la figura del mono aullador rojo que se distribuyó tanto en mercados locales como del extranjero. El dinero recaudado permitió que las comunidades consideraran otras alternativas de sustento diferentes a la captura de este primate

Así es el mono aullador rojo

  • Longitud media de las hembras: 46 – 75 centímetros. Los machos: 49 – 75 centímetros, incluida la cola.
  • Alimentación: hojas tiernas, frutas maduras, flores, termitas y tierra de colpas.
  • Depredadores naturales: águilas arpías, jaguares, pumas, zorros, ocelotes, caimanes de anteojos y serpientes boa.
  • Longevidad en libertad: 25 años.
  • Número de crías: una.
  • Hábitat natural: selva primaria de tierras bajas, bosques secos caducifolios, bosques nubosos andinos, bosques de galería en las llanuras del este de Colombia, entre otros.
  • Distribución geográfica: Desde Colombia hasta el Perú y desde Ecuador hasta el oeste de Brasil.

-Regresa-

 

Fotos: Medellín Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Algunos rasgos de su comportamiento quizá no sean los más adecuados para esa tarea que el destino puso en su camino: le gusta estar...
" />