Reintentar es reinventarse

Reintentar es reinventarse

Natalia Pineda es Zootecnista de profesión y practicante de meditación por vocación. Esta es la historia de su viaje de 24 años y cinco estaciones hasta la tranquilidad total.

20 años. El primer ensayo, como contexto un desengaño amoroso, el detonante un libro que hablaba meditación. El resultado: negativo, tanto que no lo intentó por los seis años siguientes.

26 años. Un programa de televisión hizo que reviviera el deseo, una modalidad diferente: meditación pranayama con música. La meta, no sentirse mal por pensar, el resultado: escasos momentos en los que por 30 segundo logró ver «pasar sus pensamientos». Mucho esfuerzo y poco resultado. Desistió de nuevo.

35 años. Nueve después del intento anterior. Un libro de Deepak Chopra la invitó al mundo de los mantras. La mejora fue sensible, por algunos instantes pudo dejar de pensar. Aun así, la falta de constancia la alejó de mejores resultados. El dictamen: tercer abandono.

39 años. Cuarta oportunidad. Su búsqueda espiritual la llevó a conectarse con sus ángeles. La meditación fue la herramienta para recibir mejor sus mensajes. El resultado: sesiones llenas de disfrute, conexión, paz mental y espiritual, estados meditativos largos y profundos. Al tiempo una recaída, problemas para concentrarse, una montaña rusa de emociones, siete meses de abandono a la práctica. Otra chance que se esfumaba.

43 años. «No hay quinto malo» dicen. El kundalini yoga, una disciplina física, mental y espiritual para el desarrollo de la energía. Meditar en movimiento y con un arma secreta: cerrar los ojos y mantener la mirada apuntando al entrecejo. Esa fue la clave. Tranquilidad completa, dos años consecutivos meditando diario y beneficios como la aceptación, mejoras en la concentración, la paciencia, la respiración y la ausencia del famoso estrés. Un estado de vida que Natalia hoy considera ideal. En total, veinticuatro años de búsqueda intermitente que hoy dan frutos. ¿Serán permanentes? Nadie lo sabe, lo cierto es que está permitido rendirse para reinventarse.

Dice la ciencia

«La autocompasión es clave. Recuerda que ser humano significa ser imperfecto. Cuando caigas, no te desesperes y no tires la toalla. Trátate con cuidado y comprensión y luego vuelve a comprometerte con tu objetivo al día siguiente.

Etiquetas del contenido
, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Natalia Pineda es Zootecnista de profesión y practicante de meditación por vocación. Esta es la historia de su viaje de 24 años y cinco...
" />