Propósitos de año nuevo

ilustración david escobar para Comfama

Una de las parejas más felices que conozco lleva más de 35 años casada. Han viajado por el mundo, tienen hijos extraordinarios, cada uno ha desarrollado libremente su vida individual, profesional y personal. Me da la impresión de que se han acompañado bien, no tienen remordimientos y están comenzando un feliz retiro en una zona rural de Antioquia.

Una vez les pregunté por la clave de esa duradera felicidad de pareja, tan esquiva para muchos. Su respuesta fue simple: “Cada año nos sentamos en diciembre, revisamos si cumplimos nuestros objetivos de familia en este tiempo y nos ponemos metas para el periodo que comienza”. “¿Así de simple?”, les dije, incrédulo.

Luego me explicaron que para ellos se trata de hacer planes conjuntos. Un viaje, un mejoramiento de la casa, un proyecto de estudio, propósitos de apoyar a los hijos en determinadas iniciativas. Eso los mantiene unidos y enfocados.

No puedo decir con seguridad que ese sea el único elemento determinante de la felicidad de Miguel y Beatriz. Pero me gusta su ejemplo y se me vino a la cabeza para este editorial.

Los propósitos de año nuevo típicos se caracterizan por estar más o menos bien enunciados, ser muy difíciles de lograr porque implican cambios en el estilo de vida y, casi por reglageneral, no cumplirse. “Inglés, dieta y gimnasio”, dice un buen amigo. A veces somos mejores para desear que para trabajar por lo que soñamos.

Pues en Comfama somos como esa bella familia feliz porque trabajamos cada día para llegar a nuestro máximo potencial, tenemos fuerza de voluntad y nos gusta evolucionar. Tenemos propósitos de año nuevo muy firmes, y los vamos a cumplir.

Son básicamente los mismos del chiste de mi amigo: queremos aprender algunos idiomas, vamos a cuidar “nuestra línea” y vamos a “meternos al gimnasio”. ¿Qué quiere decir eso para nosotros?

Queremos aprender el lenguaje de las regiones de Antioquia, en el sentido profundo que tiene querer escucharlas, abrazarlas y aprehenderlas en su diversidad. Vamos a aprender el lenguaje de los jóvenes, que trabajan diferente, disfrutan profundamente la vida, viven sano y esperan ser felices por encima de cualquier otra ambición tradicional.

Queremos aprender el lenguaje de la sostenibilidad y el impacto social. Porque hoy en día una organización construida solo en clave de crecimiento en cifras está destinada al colapso. ¡Tres “idiomas” a falta de uno!

Lo de cuidar “nuestra línea” es fundamental. Urge recordar que cada centavo que invertimos en lo social, se multiplica; por eso no se puede perder ninguno. En nuestro caso, más que en organización alguna, la eficiencia es obligatoria desde lo ético, más allá de lo empresarial.

El futuro no se prevé, se prepara. Maurice Blondel.

También actuaremos con contundencia (“el ejercicio”). Nuestro propósito es que en diciembre del 2017 podamos decir que hicimos la tarea en ruralidad y hay servicios sociales en todo el departamento, bien sea con sede permanente o mediante una estrategia itinerante o móvil. Vamos a poder contar que el Claustro está hecho un hormiguero de gente disfrutando su belleza y su cultura.

Vamos a decir, con alegría, que nuestro servicio de salud no es solo para curar, sino para disfrutar la vida. Vamos a poder gozar en Urabá de nuestro sexto parque recreativo.

Diremos que volvimos con todo al emprendimiento y la innovación. Celebraremos un año en el que dejamos de hablar de viviendas para construir hábitat. “Inspiración Comfama” llegará para tocar el corazón de más de 350.000 estudiantes de colegios de Antioquia… Muy importante: vamos a decir que tenemos un plan de vuelo para los siguientes años, lleno de inspiración, construido colectivamente, al escuchar las voces de trabajadores, empleadores y empleados.

Estos sueños son apenas una muestra de lo que estamos pensando. Por supuesto, son sueños con los pies en la tierra, definidos con firmeza y compromiso. ¡Nos vamos a gozar el 2017!

Para despedirme, una invitación: ¿Qué tal si cada uno reflexiona un rato, solo o en familia, y hace algunos planes inspiradores? De repente, la lección de Miguel y Beatriz es más poderosa de lo que pueda parecer a simple vista.

Próspero año y abrazos de Comfama para cada familia de Antioquia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una de las parejas más felices que conozco lleva más de 35 años casada. Han viajado por el mundo, tienen hijos extraordinarios, cada uno...
" />