Leer para crear y transformar: programa de lectura Noel

hombre buscando libros en biblioteca
La Biblioteca y centro de conocimiento de Noel, la cual ha sido renovada en varias ocasiones, recibe un promedio de 250 visitantes al día.
Un espacio mágico, que es ejemplo para todas las empresas, se esconde en la Compañía de Galletas Noel. Podría ser la guarida secreta de San Nicolás, pero es su biblioteca, creada en 1973, en plena planta de producción, donde leer es una invitación a darle sentido a la vida.

Su papá siempre le ha hecho una advertencia: no leer debajo de las palmeras porque en cualquier momento le puede caer un coco encima. Nunca le ha pasado. Por el contrario, ha sido una experiencia reconfortante: leer frente al mar, arrullarse con el sonido de las olas, adentrarse en la historia de turno y quedarse dormido un buen rato, al abrigo de la sombra. Luego, despertar y seguir leyendo, ahí, frente a las aguas de los siete colores.

Hace muchos años, su mamá, antioqueña, entró al almacén donde su papá, bogotano, trabajaba. Estaban en San Andrés Islas, muy lejos de sus ciudades de origen, pero justo allí encontraron el amor.

Pertenecientes a familias lectoras por excelencia, no es de extrañar que Adolfo Cuervo, su hijo, sea uno de los colaboradores de la Compañía de Galletas Noel que más disfruta de la biblioteca y centro de conocimiento, un espacio sagrado para el descanso, justo en esa planta de producción donde se esconden los secretos mejor guardados del Polo Norte.

El espacio mágico

Sus libros favoritos son los de historia, específicamente los de las guerras, porque son esa evidencia que le recuerdan cuán cruel puede ser la humanidad, pero cuán resistentes y tenaces son aquellos que deciden, a toda costa, sobrevivir.

Ir a la Biblioteca Noel en su tiempo de descanso le sirve para desconectarse un rato y recargar baterías. Y no necesariamente leyendo, porque la experiencia de tener un libro en las manos va más allá de pasar la vista por un texto escrito: el olor a antiguo que es tan reconfortante como el olor a nuevo, la textura de las hojas al pasar la palma de la mano sobre ellas, y el sonido del papel cuando se cambia la página que ya dejó de ser escondrijo.

La biblioteca, sus libros, los tableros de ajedrez y los computadores —con ofertas de cursos virtuales gratuitos, entre otros—, son una apuesta, y más que ello, una invitación a reflexionar y crear nuevas realidades para trascender, evolucionar como seres humanos y transformar la sociedad.

¿Qué libro le recomendaría Adolfo a su mejor amigo? Intocable, de Philippe Pozzo di Borgo.

La moneda la lanza Noel, depende de cada colaborador si la recibe y aprovecha este espacio ganado por ellos mismos para su propio autodesarrollo; eso sí, todo con una garantía: Noel los acompañará en esta travesía por las letras del mundo.

Para ello, además de las lecturas en sala, los préstamos, las suscripciones a prensa, los convenios con librerías y la constante renovación de material, los trabajadores tienen acceso a actividades de promoción de lectura que hacen de este proceso cada vez más divertido, ese que se va convirtiendo en condimento del día a día, en una necesidad casi vital.

Intercambio de libros, actividades de lectura con la Presidencia de la Compañía, encuentros con la familia, autores invitados, voluntariados, lecturas en voz alta, audiolibros disponibles en alianza con la Fundación EPM, compra de libros descontables por nómina y diversas estrategias adicionales hacen que todos los días la lectura sea protagonista en Noel.

Es por ello que allí, entre los grupos de amigos que juegan ajedrez bajo la brisa de la tarde, quienes sin falta van a leer la prensa y a desatrasarse de las últimas revistas que hayan llegado, quienes ven sus videos favoritos desde sus celulares o desde los computadores, y de quienes continuarán leyendo el libro al que le dedicarán quince minutos diarios hasta “coronarlo”, estará Adolfo, como siempre, adentrándose en una nueva guerra para aprender de los errores de la humanidad, todo por medio de la lectura.

(Lee tambiénLa Medellín que quizá no conoces (Vol. 2): un tren biblioteca).

Leer nos permite tener una Compañía más educada, más preparada, con conversaciones más interesantes y con una capacidad enorme de generación de progreso

Alberto Hoyos Lopera, presidente de Compañía de Galletas Noel.

1 Comment

  • Es lo mejor que hace la compañía NOEL promover la lectura, « en mis tiempos » en las escuelas existía la hora de la lectura, es por eso que los de mi edad aprendimos a leer. Me gusta hacer lectura en voz alta, lo hago como voluntaria en el hospital San Vicente Fundación. Quien lee viaja sin viajar.QUE VIVA LA LECTURA. FELICITACIONES A LA NOEL por promover la lectura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un espacio mágico, que es ejemplo para todas las empresas, se esconde en la Compañía de Galletas Noel. Podría ser la guarida secreta de San Nicolás, pero es su biblioteca, creada en 1973, en plena planta de producción, donde leer es una invitación a darle sentido a la vida.
" />