La felicidad de ser y hacer

manicomio de muñecos titere
Además de ir hasta los colegios, el Manicomio de Muñecos también lleva a los estudiantes a su teatro.
Un manicomio, pero de muñecos. Y por medio de él, descubrir eso que se quiere ser y hacer. ¡Adéntrate!

Año 1975

Una caja de madera, con una perilla y pantalla de cristal, en la que habitaban Beto, Enrique, Archivaldo y los otros personajes de Plaza Sésamo. Frente a ella estaba sentada Liliana María Palacio Hernández, tenía apenas diez años y era afortunada. Ya sabía a qué le quería dedicar su vida: a los títeres.

Ken Robinson, educador, escritor y autor del libro El Elemento, llama así a la suerte de identificar eso para lo que somos buenos y nos apasiona. Liliana, quien lo vivió, simplemente lo llama propósito. Ella, quien lo materializó y lo llamó Manicomio de Muñecos, hoy vive de su arte y vive bien.

El destino, la causalidad o hasta la casualidad hacen que los caminos correctos se crucen. Eso le pasó al Manicomio de Muñecos y a Comfama.

Títeres Lili fue el primer nombre del Manicomio de Muñecos.

Hoy, ambos participan en una iniciativa que se llama Inspiración Comfama. Tienen el honor y, a la vez, la tarea de demostrarles a miles de estudiantes en Antioquia que existen otras alternativas y que se puede dedicar la vida a eso que se quiere ser y hacer.

En el caso del Manicomio de Muñecos, la inspiración viaja a manera de teatrino a los colegios, sin importar en donde se encuentren; se arma en sus placas polideportivas y recibe a los chicos con historias, que en el fondo son mensajes de amistad, tolerancia y responsabilidad.

(Lee tambiénInspiración: la clave para eliminar fronteras).

Así, las anécdotas que a Liliana le ha dejado esta experiencia son muchas, pero se le encharcan los ojos cuando recuerda a una niña que, sin más, cuando terminó una de las funciones, esperó y se acercó para decirle que le había cambiado la vida; además, le dijo: “Gracias”.

Liliana, con su trabajo, embelleció el día de aquella niña, y recibió a cambio el mejor estímulo: la comprobación de que tiene sentido mostrar que existe un camino diferente.

La cultura nos une

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un manicomio, pero de muñecos. Y por medio de él, descubrir eso que se quiere ser y hacer. ¡Adéntrate!
" />