Los actos del presente definen el futuro

Marcela y Juan, están en embarazo y a pesar de vivir en un mundo en pandemia, tienen toda su atención en los actos del presente, que les permitirán ser una familia feliz en el futuro. Una historia acerca de cómo cultivar la vida es una elección.

 

Marcela Giraldo y Juan Carlos Valencia llevan juntos más de tres años y medio, durante ese tiempo eligieron enfocarse en su vida como pareja, por eso, aunque Juan ya tiene una hija de 17 años, producto de una relación anterior. La decisión de la pareja era no tener hijos.

En el 2020 tuvieron la oportunidad de cambiar de casa, pasaron de una vivienda pequeña a una más grande. Tanto espacio libre les hizo empezar a pensar en que tal vez podrían llenar de vida todo ese silencio con nuevas presencias.

Su atención, antes destinada a la vida como pareja, empezó a tener un encuadre más amplio, decidieron empezar a pensar en una familia, por eso dieron un primer paso: adoptaron a Susi, una perrita. La presencia de esa peluda de cuatro patas lo único que hizo fue incrementar su deseo de traer una nueva vida al mundo.

Vivimos un presente extraño, con variables inesperadas: una pandemia, recesión económica, incertidumbre en muchos aspectos, distanciamiento social, un embarazo de alto riesgo por la edad de Marcela y hasta la duda de si la educación de los niños podrá volver a ser como antes. También como parte de ese mismo panorama está la esperanza de cultivar la vida, de verse reflejados en un ser humano nuevo que vendrá a desempeñar un rol en este planeta, la posibilidad de experimentar el más puro de los amores.

La noticia positiva llegó en octubre del 2020, aunque estaban buscando quedar embarazados fue una sorpresa, más porque sucedió tres semanas después de superar el contagio por COVID-19. La alegría por un instante se mezcló con la preocupación: inmediatamente consultaron con especialistas, para saber si existía alguna posibilidad de haber contagiado al bebé con el virus. Todas las respuestas fueron tranquilizadoras.

Podían seguir adelante. Hoy están tranquilos. No saben si será niña o niño, pero tienen nombres como Emma, Mariana, Amelia, Emanuel o Valentino. La atención de ambos está en esas acciones del presente que sin duda los convertirán en una familia feliz en el futuro. Por ejemplo: cumplir sagradamente con muchos más exámenes de laboratorio y ecografías de los establecidos en un embarazo normal. También
dejar de lado el ejercicio por un tiempo.

Siempre tenemos la posibilidad de elegir en qué nos enfocamos, Marcela y Juan decidieron concentrarse en su derecho a construir una familia y experimentar esa etapa que algunos califican como «una de las mejores cosas de la vida».

Etiquetas del contenido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Marcela y Juan, están en embarazo y a pesar de vivir en un mundo en pandemia, tienen toda su atención en los actos del...
" />