Las oportunidades son de quienes las aprovechan

Ilustración: @mira.pal.cielo

Aprovechar una oportunidad en el momento adecuado, le permitió a Catalina Vásquez la posibilidad de elegir su futuro al estudiar una carrera universitaria. Una historia sobre cómo saltar hacia las oportunidades puede transformar nuestro mundo.

 

Todos hemos escuchado en la voz de alguien que «las oportunidades hay que aprovecharlas», frente a ello siempre hay dos posibilidades: dejarlas pasar o aventurarnos a ellas.

Catalina Vásquez tiene 29 años. Es ilustradora, comunicadora audiovisual, emprendedora y creativa. Construye su destino tomando riesgos, arrojándose en brazos de la valentía, la suerte, los descubrimientos e inclusive las derrotas, en otras palabras, una constante aparición de oportunidades en las que ha tenido que decidir entre aprovecharlas o dejarlas ir.

Este camino para entenderse ahora, comprender a dónde ha llegado y, por supuesto, proyectar su futuro, inició con una búsqueda particular y una decisión de aprovechar una oportunidad.

Cuando Catalina terminaba el bachillerato buscó en internet, en un computador prestado, todas las maneras posibles para acceder a la educación superior. Soñaba estudiar Comunicación Audiovisual en la Universidad de Antioquia y no bastaba solo con pasar el examen de admisión; aunque tenía claro que la matrícula podía ser económica, su familia no tenía los recursos suficientes para los pasajes, las fotocopias, las salidas de campo, el mecato, los cuadernos, el tinto o la ropa.

Precisamente recuerda que le preocupaba no tener ropa para ir todos los días a la universidad, en el colegio le bastaba el uniforme, pero ¿qué haría para la U? Muchas preocupaciones simultáneas a la hora de hacer esa búsqueda. Encontró la solución precisa que le ayudaría a resolverlas: el Fondo Sapiencia EPM y Universidades. Una oportunidad con la que tenía la posibilidad de elegir su futuro, al menos el más próximo: su sueño de estudiar una carrera universitaria. Ella decidió arriesgarse y presentarse. Era el Fondo o nada.

Algunos amigos de su barrio que habían intentado acceder le decían que era difícil pasar, que los puntajes parecían inalcanzables y había que estudiar mucho para mantener el promedio y evitar que les quitaran los beneficios, como le sucedió a un primo suyo; otros conocidos decidieron estudiar alguna técnica que les permitiera buscar empleo rápido y otros simplemente no intentaron buscar una oportunidad para ingresar a la universidad y luego lanzarse hacia la búsqueda de empleo.

Cata tenía dos cosas claras: siempre le ha gustado ser la mejor y esa oportunidad era única para su cumplir su propósito. Lo logró. Pasó al Fondo, estudió lo que soñaba, fue una de las mejores y, además (esto es un recuerdo que atesora con agradecimiento), tuvo la oportunidad de comprar su primer computador con el sostenimiento del Fondo.

A Catalina, aprovechar una oportunidad en el momento adecuado le dio la posibilidad de elegir su futuro. «Mi vida sin esa oportunidad quizás hubiera sido más difícil». Las oportunidades son de quienes deciden aprovecharlas, y aunque conllevan siempre un riesgo, de incertidumbre o de esperanza, abrirnos a ellas, aunque haya miedo, nos permite saltar al futuro.

***

¿A qué oportunidades has renunciado? ¿Qué hubiese pasado si hubieses levantado la mano ante esa oportunidad?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aprovechar una oportunidad en el momento adecuado, le permitió a Catalina Vásquez la posibilidad de elegir su futuro al estudiar una carrera universitaria. Una...
" />