La paz también empieza por el fútbol

copa de futbol por la paz
Todos chocan las manos en señal de triunfo, de buenas energías. Abrazan a los ganadores. Se unen en una fiesta. Sus familias los esperan en la tribuna.

En la cancha se vuelven “grandes”. Churidó, equipo de Édison Palacios, estuvo a punto de ser campeón. No ganó el torneo, Chigorodó subió al podio. No hay derrota. Al final de cuentas, “jugamos fútbol para estar juntos, en comunidad”, dice.

De los suelos de Urabá brotan bananos, pero también deportistas, futbolistas en potencia. En la finca Sayula está Édison. Luego de cultivar la fruta en el campo, desde los primeros rayos del sol a las 5:00 de la mañana, sale a entrenar a las canchas del corregimiento Churidó, donde vive.

(Lee tambiénLa felicidad según Pirry).

Varios compañeros lo siguen. Él es coordinador del torneo de fútbol Copa por la paz, una actividad que se ha convertido en escuela de formación para niños, mujeres y jóvenes. Desde su experiencia, el deportista destaca cinco valores básicos del fútbol:

  • ƒƒFortalece el trabajo en equipo porque las individualidades no tienen lugar. El juego colectivo es el eje transversal para alcanzar el éxito.
  • Genera disciplina gracias a las rutinas de entrenamiento y a los buenos hábitos de alimentación, ejercicio físico y normas de relacionamiento.
  • Fomenta el respeto y el juego limpio en la convivencia diaria, en el trato personal y en el trabajo grupal.
    ƒƒCrea comunidades alrededor de una misma causa. Estar juntos, disfrutar unidos, hacer proyectos como grupo genera cohesión y fortalece lazos.
  • Propicia la solidaridad y la cooperación al hacer parte de un mismo grupo. Los dolores y tristezas son del equipo, los triunfos son del equipo. Todos se apoyan.

¿Qué esperas para dar el pitazo inicial?

 

Buena idea
Te contamos que desde hace 20 años, Fundaunibán y Comfama realizan el torneo de fútbol Copa por la paz, actividad deportiva en la que participan 2.400 deportistas, entre niños, mujeres y trabajadores bananeros, de cien comunidades de la región. El objetivo es cohesionar el talento y la fuerza laboral de las fincas para promover el encuentro, incentivar el trabajo comunitario y fomentar el juego limpio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos chocan las manos en señal de triunfo, de buenas energías. Abrazan a los ganadores. Se unen en una fiesta. Sus familias los esperan en la tribuna.
" />