La niñera del mono profesor

Luz Yarce es la niñera de los monos aulladores del Zoológico
Marta Luz Yarce es la niñera de los monos aulladores del Zoológico Santa Fe de Medellín.
Marta Yarce recuerda, entre risas, el día que llegó al Zoológico Santa Fe de Medellín para participar por un puesto como auxiliar de venta. Provenía de Ituango y poco sabía y le interesaba el cuidado de alguna especie.

El reloj marca las siete de la mañana, pasaron 26 años y Marta Yarce baja de un bus proveniente de San Antonio de Prado, ninguno de sus compañeros de viaje imagina que tiene uno de los mejores empleos del mundo: es la niñera de los monos rojos aulladores, una especie en vía de extinción que llega al zoológico por tráfico de fauna silvestre.

Lee también: ¡Aullidos que salvan vidas! Reintroducción del mono aullador rojo

Camisa y pantalón verde, botas de plástico a la rodilla y un gorro para cubrirse del sol son los elementos necesarios para resistir a divertidas jornadas de trabajo. Revisar los hábitats, contar que estén completos, chequear el estado de ánimo, preparar la leche y simular ser una mamá canguro son algunas de las tareas matutinas de Marta.

El mono rojo aullador se encuentra entre los monos más grandes de las selvas tropicales de Latinoamérica.

El mono profesor

Marta sonríe de oreja a oreja cuando se le pregunta por el mono profesor, dice que es el más travieso y malgeniado de todos, pero que eso no impide que diariamente lo acaricie y lo alimente con compota de vegetales, su comida favorita.

Él llegó hace años al Zoológico Santa Fe y su condición le impide regresar a los bosques, por eso le encomendaron la tarea más importante de todas: enseñarles a aullar a los demás monos. Lo hace con un sonido potente y estremecedor. De su labor depende que sus alumnos puedan replicarlo cuando vuelvan a la selva.

 

La despedida

 Cada vez que un grupo de monos aulladores abandona el zoológico para ser liberado Marta sabe que su tarea concluyó, siente orgullo porque lograron deshumanizarse y adquirir las condiciones necesarias para volver a su hábitat. Eso sí, admite que el corazón se le arruga en el momento de la despedida, lo hace en silencio, pues en sus últimos días juntos no les puede hablar, solo así ellos olvidan el sonido de una voz humana.

“El Zoológico lo es todo en mi vida”, dice Marta. Ella está cerca de pensionarse y por ello enfrenta una lucha interna pues no se quiere ir. Poco a poco trata de desapegarse aunque asegura que le inquieta saber quién cuidará, como ella lo hace, a los monos rojos aulladores.

-Regresa-

Foto mono: Medellín Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Marta Yarce recuerda, entre risas, el día que llegó al Zoológico Santa Fe de Medellín para participar por un puesto como auxiliar de venta. Provenía de Ituango y poco sabía y le interesaba el cuidado de alguna especie.
" />