La grandeza del cuerpo

obra de debora arango mujer desnuda
A lo largo de la historia, el hombre ha percibido el mundo desde su cuerpo. Cómo lo vive y cómo lo siente es la representación misma que cada persona tiene de la vida.

Desde el inicio, el hombre primitivo organizó por sexo las diferentes tareas de la tribu. Separó al hombre de contextura más fuerte para cazar y protegerse de los animales; la mujer, por su parte, para criar la descendencia y cuidar de la aldea.

Acerca de la imagen: En el arte… Montañas (1.940) es una obra de Débora Arango que hace parte de un período que la artista denominó “expresiones paganas”, caracterizado por la anatomía de cuerpos femeninos desnudos pintados en escenarios interiores y exteriores. Cortesía: Museo de Arte Moderno de Medellín, MAMM.

 

Los griegos, racionalizaron el pensamiento, una dualidad entre cuerpo y alma. En la polis, el ciudadano virtuoso era asociado a la belleza de su físico formado en los gimnasios, templos del ideal de hombres atletas y héroes. Pasando por el cristianismo y el poder de la iglesia, el cuerpo empezó a ser pensado como la carga del alma y a ser representado como robusto, grotesco y de proporciones protuberantes a la espera de la salvación.

La Revolución Francesa significó que el cuerpo fuera visto como máquina de producción, un cuerpo obrero. Consecuencia a esto, los valores rebeldes del romanticismo representaron reivindicar la libertad, los sentimientos y el cuerpo humano.

La liberación

La apropiación del cuerpo y cómo se vive la sexualidad es un factor inherente al ser humano. Durante décadas, el hombre luchó contra la represión que le indicaba ir en contra de su naturaleza.

¡Amor sí, hijos no! Fue el grito que desató la primera revolución sexual. En la década de los 60, el movimiento hippie reclamó los derechos civiles y la libertad sobre su cuerpo. La píldora anticonceptiva, la legalización del
aborto en Estados Unidos, y la declaración que excluye las relaciones homosexuales de las enfermedades mentales, marcaron la liberación de las nuevas generaciones.

Disfrutar la piel

Según la sicóloga Liliana Vásquez, el cuerpo, en la actualidad, pasa a tener muchas concepciones, para algunos es un repositorio de la mente, para otros es objeto de culto físico, para algunos es una herramienta que permite conectarse con el alma, y para otros tantos es un bien transaccional y negociable.

Independientemente del significado que se le dé o no al cuerpo, cada ser humano tiene derecho a vivir una sexualidad libre de violencia, a elegir con quién estar, y a preferir qué prácticas sexuales realizar. Una piel que se puede disfrutar.

Fuentes: Historia del cuerpo, Antropología del cuerpo en la sociedad actual.

 

Regresa: Sexo, erotismo, amor

1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A lo largo de la historia, el hombre ha percibido el mundo desde su cuerpo. Cómo lo vive y cómo lo siente es la representación misma que cada persona tiene de la vida.
" />