La fortuna de tenernos

La fortuna de tenernos

La familia es una herramienta para nuestra evolución espiritual, es una celebración de la vida y la expresión del amor desinteresado.

 

Suponer que la familia ya no está es algo en lo que seguramente nadie piensa, y es que uno de los principales atributos de la familia es la sensación de que pertenecemos a algo. Ese es el sentimiento que diariamente experimentan Luis Gabriel Urrego y su esposa Erika Barrera, ellos con 14 años de casados, durante la cuarentena ocasionada por el brote de la COVID-19 se refugian en el hogar para compartir con sus hijas Gabriela y Amalia.

Miembros de una familia que nunca habían pasado tanto tiempo juntos, excepto los fines de semana, ese es el cuadro que nos deja una cuarentena. Aprender es la constante en la familia Urrego Barrera, en medio de un «hermoso matriarcado», como dice Luis Gabriel, la fortaleza, la comprensión, la ayuda, el respeto y la tolerancia son protagonistas. Compartir todo el día les ha permitido ver un horizonte diferente frente a una situación a la que le sacan el máximo provecho.

La familia es responsable de nuestros primeros valores y creencias, es la tribu a la que pertenecemos, en la que aprendemos a conversar. Por eso es por lo que Amalia y Gabriela son conscientes de la situación que experimenta el planeta, papá y mamá siempre han sido abiertos en todos los temas con ellas.

Los hábitos familiares no han cambiado, bien dicen que «lo que se hereda, no se hurta», la virtualidad ha sido un aliado estratégico, las clases del colegio, las actividades físicas, el teletrabajo, las rutinas por horas son el itinerario donde las pausas activas, tanto para los padres como para las niñas son la recompensa.

Después de esta pandemia ninguno será el mismo, ni como individuo ni como integrante de una sociedad. Se trata de la oportunidad de ser mejores personas, de reevaluarnos como seres humanos y de aprender a disfrutar con nosotros mismos y con nuestra familia. Son valiosos cada abrazo, conversación y lectura en voz alta.

En tiempos de crisis surge la oportunidad de afianzar relaciones con la tribu.

Cocinar, ver una película, realizar una actividad física, organizar y hasta lavar los platos son actividades que llenan de aprendizaje a todos en casa.

¿Valoras más a tu familia?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La familia es una herramienta para nuestra evolución espiritual, es una celebración de la vida y la expresión del amor desinteresado.   Suponer que...
" />