La felicidad según Pirry

ilustración de pirry
Hay un límite sutil entre la vida y la muerte. Eso que para muchos es desconocido, Guillermo Prieto, Pirry, lo conoce muy bien.

Escalar los 8.848 metros del Monte Everest en medio del ahogamiento y las consecuencias de la altura o desafiar el dolor con la piel perforada para colgarse de ganchos son solo algunos de los retos de su trabajo, lo que lo desafía, lo que disfruta, lo que le da “sabor a la vida”, lo que le muestra que hay otras miradas.

¿Qué te hace feliz?
Lo que me hace feliz hoy es un reflejo de lo que me hacía feliz cuando era pequeño –bueno, más pequeño–. Yo soy de una generación que escasamente tenía televisión a blanco y negro, pero eso fue una ventaja porque me apasioné por los libros y las revistas viejas de National Geographic. En la medida en que fui creciendo, aquello se me empezó a convertir, más que en una fantasía, en una posibilidad, y finalmente la vida me dio la oportunidad de vivirlo y de trabajar en ello.

¿De qué depende la felicidad?
De las metas que alcanzas, de mantener tu vida como una aventura. La vida, decía Hitchcock, es como el cine, quitándole las partes aburridas. Si uno trata de ver su existencia como una aventura, la felicidad es más fácil.

 

(Lee también:Daniel Samper Pizano, la lectura con humor sí entra).

 

La experiencia que no quisieras volver a vivir
En mi oficio veo demasiadas realidades y uno se amarga. A veces, cuando se conocen las injusticias del mundo cuesta dejarlas de lado y decir: “Sigamos”. Hubiera querido ver menos violencia en mi vida.

¿Cuál es el propósito de tu vida hoy?
Hace mucho tiempo me di cuenta de que el propósito de mi vida era ser feliz. Uno a veces piensa en la felicidad como algo que se programa para cuando “me case”, o “me gradúe” o cuando “me gane la lotería”. Hay una frase de Rousseau: “Ser feliz no es hacer lo que uno quiera, sino querer lo que uno hace”. En síntesis, lograr apasionarse por lo que se hace, enamorarse y levantarse todos los días con ese sentimiento.

Una experiencia emocionante
La que más me costó. Una novia de Guachené, Cauca, que medía como un metro con ochenta y cuatro centímetros. Pero me hizo muy feliz.

Más de Pirry

  • Un libro. Por qué fracasan las naciones, de Daron Acemoglu y James Robinson.
  • Un recuerdo. El día que me gané mi primer premio de periodismo Simón Bolívar.
  • Un aprendizaje. Solo sé que nada sé.
  • Una comida. El ajiaco de mi mamá.

 

Buena idea
Esmérate en aprender eso que te apasiona, en Comfama tenemos más de 100 opciones educativas para escoger. O disfruta de esos momentos que te hacen feliz en nuestros parques. Infórmate más en www.comfama.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hay un límite sutil entre la vida y la muerte. Eso que para muchos es desconocido, Guillermo Prieto, Pirry, lo conoce muy bien.
" />