Información falsa: la otra pandemia

Información falsa: la otra pandemia

La historia de Colombiacheck, un medio especializado en verificar noticias cuando la información es tan importante como el pan.

 

Antes de despedirse del mundo físico, Javier Darío Restrepo, periodista colombiano y maestro de la ética del oficio, escribió «La niebla y la brújula», una biblia y un manual para los periodistas latinoamericanos. En él habla sobre su profesión: «Escogí este ejercicio porque el cuidado es la actitud ética elemental que conduce a la solidaridad», un llamado que es universal y que cuando se considera a la información tan necesaria como el pan, invita a un periodismo que no solo ha de ser sólido; también, ha de ser solidario.

Bondad y calidad son dos palabras que se desprenden de la solidaridad. También han sido dos guías que por estos días han representado un reto para ColombiaCheck, el primer medio especializado en verificar información que existió en Colombia y que fue fundado en el 2017 por Consejo de Redacción, organización que promueve el periodismo de investigación en nuestro país.

Sus primeros pasos, narra Ana María Saavedra, editora, estuvieron enfocados en la verificación de discursos del poder. «Nacimos durante el Plebiscito por la paz, un momento en el que Colombia se inundó de noticias falsas». No obstante, lo que tal vez no imaginaron fue que en un país donde las elecciones y los discursos públicos políticos y judiciales eran el centro de atención noticioso, de un día para otro tendrían que hablar de ciencia, de salud, de internet, de un virus que nos puso en jaque y que nos recordó algo esencial: el periodismo es, esencialmente, un servicio.

«La COVID-19 ha sido para nosotros un reto. Nos ha obligado a reinventarnos, a dejar la violencia a un lado para convertirnos en periodistas de ciencia y de salud. En periodistas que tienen que trabajar de la mano de la academia y de los científicos. Con el olfato del periodista, pero con la rigurosidad de la ciencia», reflexiona Ana María.

Como la desinformación, al igual que el virus, se expande por el mundo; este también ha sido un momento para unir realidades. Hoy FactCheckers (verificadores de datos) de todos los continentes se han unido a científicos para perseguir un solo principio: entregarle al mundo información de calidad, alejada de los clics, del sensacionalismo, la chiva y la competencia.

«Una noticia falsa enuncia que las gárgaras de agua con sal pueden curar el virus. Esta información resulta ser tan difundida en Colombia como en Ecuador o El Salvador». Si el periodismo es solidario y se une, su lucha contra la desinformación se convierte en algo poderoso.

Sin saberlo, la COVID-19 nos ha enseñado más de lo que esperábamos. Nos ha obligado a entender que la ética está más viva que nunca y que es solo cuando la comprendemos desde su relación amorosa con la creación intelectual, que podemos volver a reflexionar y a conversar sobre un periodismo solidario que acompaña, conversa, escucha y que, en días como hoy, propone.

El trabajo de ColombiaCheck nos recuerda, por estos días y por los que vendrán, que nuestra salud también se alimenta de la información y que es solo cuando la entendemos como un servicio público, que comenzamos a escribir otra historia: la de una sociedad que se aleja del pánico, que decide con argumentos y en la que el periodismo recupera uno de sus sentidos más originales: informar con transparencia y  precisión para que exista un mundo mejor. Javier Darío, tal vez, le diría: brújula.

«La COVID-19 ha sido para nosotros un reto. Nos ha obligado a reinventarnos, a dejar la violencia a un lado para convertirnos en periodistas de ciencia y de salud»

En tiempos de crisis aparecen oportunidades para reinventarse y aprender.

¿Cuándo fue la última vez que aprovechaste un reto para reinventarte?

 

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La historia de Colombiacheck, un medio especializado en verificar noticias cuando la información es tan importante como el pan.   Antes de despedirse del...
" />