Conectarse con el amor y el cuidado para transformar la sociedad

gabriel mesa nicholls ilustración
Gabriel Mesa Nicholls es el gerente general de EPS Sura, un padre de familia, esposo e hijo que con orgullo cuenta que está conectado con el femenino que lo habita.

¿Todos tenemos algo de femenino?

Hace poco escuché a unos adolescentes decir: “Todos nos formamos como hembras y en el camino nos diferenciamos como machos”. Eso significa que biológicamente el ser humano se forma como un individuo de sexo femenino y a medida que va madurando, los que son hombres se transforman y los que son mujeres se quedan como hembras.

Yo creo que todos tenemos un lado de hembra muy importante y pienso que nuestra sociedad, la antioqueña, desafortunadamente en los últimos cien o doscientos años se encargó de reprimir y suprimir el lado femenino. Se creó un miedo a mostrar la otra cara de la moneda. Eso obligaba a los hombres a ser absolutamente machos, a tener unos valores de dominación, agresión, disciplina, orden y fuerza.

¿Tienen los hombres dormida la parte femenina?

Pienso que algunos individuos la tienen más dormida que otros. De hecho, creo que aquellos hombres que logran ponerse en contacto con su lado femenino tienen vidas más armónicas, felices, plenas, creativas y más conectadas con las realidades que permiten transformaciones más profundas de la sociedad.

El lado femenino representa la tierra, la conexión con la esencia, es compasión, empatía, cooperación, creatividad, armonía confianza e intuición. Si nos negamos a eso perdemos una parte importante de la vida, es como ver la vida con un solo ojo, teniendo dos.

¿Qué le aporta esa parte femenina a lo personal y a la empresa?

A lo empresarial le aporta una consecuencia de lo que le otorga a la vida cotidiana. El lado femenino es la conexión con la esencia y con otros valores importantes como el amor y el cuidado. Las madres por naturaleza son las que cuidan y crían a los hijos, esa es una de sus funciones biológicas. Esos valores son fundamentales. Incluso en el mundo empresarial, cuando se tiene la responsabilidad de liderar un equipo, mientras más se cuide, mejor va a estar y mejores serán los resultados.

Si logramos conectar tres cosas: capacidades, necesidades y voluntades, las personas son capaces de hacer lo que necesitan y lo que quieren hacer. Si vinculamos eso de corazón y lo alineamos los resultados se dan, sin hacer mucha fuerza.

En conclusión, agrega la capacidad de cooperar, de mostrarnos vulnerables, de decir “no sé”, de pedir ayuda, de crear confianza, de trabajar en armonía. Eso se requiere en la vida y en la empresa.

¿Cuesta reconciliarse con esa parte femenina en una sociedad tan machista?

A la gente a la que le importa mucho lo que opinan los otros, sí les debe costar. Yo he tenido la fortuna de no preocuparme por esa imagen pública, de sentir que soy capaz de vivir en gran parte desde mi esencia, por eso no me cuestiono mucho qué pensará la gente cuando digo estas cosas o cuando actúo como actúo.

Siento que se está demostrando que la sociedad tiene que volcarse hacia los valores femeninos en un mundo con unas tendencias que nos preocupan, como el cambio climático, la sobrepoblación, la competencia por recursos y los cambios en el gobierno.

Y que si no pensamos en una sociedad que sea más compasiva, en la que prevalezca la cooperación sobre la competencia, y la confianza sea la moneda que circule todos los días, difícilmente sobreviviremos como especie.

¿Qué tiene Gabriel Nicholls de femenino?

 

Yo a mis hijos les cuento que yo soy la mujer de la casa y que mi esposa es el hombre. En mi familia vivimos en un equilibrio muy bonito porque mi esposa tiene unos valores femeninos muy importantes, pero también está muy en contacto con su masculino.

Por mi parte, yo de femenino tengo la capacidad de entender que son los sueños los que deben gobernar la vida, de pensar que la confianza es el único camino para construir relaciones profundas, y que el amor tiene un papel importante en el mundo personal, familiar y laboral.

Yo, hace veinte años, pinto por decisión todos los días, porque considero que es una parte importante de mi vida, por lo menos para vivir compasivamente, entendiendo el sufrimiento que está a mi alrededor y sintiendo que estoy en la actitud de tomar acciones respecto a él para aliviar el de los otros.

 

Regresa: La fuerza femenina

3 Comments

  • Necesitamos más mujeres participando tanto en el día-a-día de lo cotidiano, como en el manejo de la “cosa pública”. Una mujer presidente, con gabinete ministerial con amplia participación femenina, sin duda daría un cambio positivo al crecimiento de nuestro país.

  • De acuerdo,todos tenemos derecho de liderar,es necesario sacar nuestra verdadera esencia humana ,vivir en respeto; con conciencia de mi, del otro ,y del planeta ,!!!!vamos mujeres !!!! A empoderarnos ,como PERSONAS y a sacar adelante este país con VALORES.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gabriel Mesa Nicholls es el gerente general de EPS Sura, un padre de familia, esposo e hijo que con orgullo cuenta que está conectado con el femenino que lo habita.
" />