Esperanza es feliz en el corazón de la ciudad

En el centro hay más de 22.500 negocios o establecimientos comerciales, lo que lo convierte en el centro comercial más grande de Medellín.

María Esperanza Moreno es ama de casa, ya se pensionó, disfruta la vida, de su tiempo y de la compañía de su hija y su nieta; según ella, esta última es la luz de sus ojos y su gran compañía.

Nació en Supía, Caldas, pero hace más de 25 años vive en Medellín. Al comienzo en Villa Hermosa, luego, en Prado centro. Se mudó con dos objetivos: el primero, poder dormir media “horita” más antes de ir a su trabajo en un almacén de implementos deportivos, y el segundo, ahorrarse los pasajes.

Ejecutó su estrategia y con el pasar de los meses descubrió que había ganado mucho más: empezó a habitar un lugar que para ella es maravilloso, en el que todo queda cerca, donde confluye todo el mundo, por el que pasan todos.

(Lee tambiénRap y hip hop, una vida de colores y felicidad para Mary Hellen).

 

Siempre averigua el precio de lo que aprende en clase. Piensa en una alternativa de negocio.

Con orgullo cuenta que hoy no gasta pasajes, y que hace gimnasia caminando, recorriendo las arterias del corazón de la ciudad. Allí asiste a teatro, vitrinea en Junín, encuentra música y arte en las calles, va a cine, estudia en Comfama y hasta pasea, pues dice que cuando quiere cambiar de ambiente hace dos cosas, la primera es montar en el tranvía y dar un vueltón por los murales de Ayacucho, y la segunda es irse para el Claustro de Comfama, donde pasa rico, se distrae, estudia y hace sus cursos de yoga, elaboración de tortas, costura con retazos y mallas y crochet.

Mientras mira algunas vitrinas de Junín, pregunta por el costo de los productos y luego confiesa que hay que ir sabiendo los precios de las cosas que ya aprendió a hacer, “no falta que un día pueda uno empezar a fabricar y a vender cositas”, dice.

Para ella, el cuento de que el centro es un lugar peligroso es un mito, entre risas cuenta: “Yo llevo años caminándolo y nunca me han robado ni un bombón, ¡vivir en el centro me hace feliz, yo de aquí no me voy!”.

 

 
Si no vives en el centro puedes conocerlo en el Tranvía de Ayacucho. Bájate en…

El centro tiene 110.000 residentes. Aproximadamente 1.200.000 personas transitan por él diariamente.


Estación San Antonio

  • Centro Comercial del Libro y la Cultura. Cómo olvidar el Pasaje La Bastilla, allí donde encuentras libros nuevos y usados para todos los gustos.
  • Junín. ¡Listos para ‘juniniar’!, ese plan de caminar por esta emblemática
    calle para tomar café, comer helado o comprar lo que necesites.

Estación San José

  • Claustro San Ignacio. Una parada para conocer esta edificación colonial que comenzó a construirse en 1803. Allí habitaron Franciscanos y Jesuitas y ahora tú puedes acceder a programación cultural y de servicios. De seguro te gustarán los eventos nocturnos en su terraza e ir a su biblioteca.
  • Parroquia de San José. Entre la Oriental y Ayacucho está este templo religioso cuya pila del atrio es obra del maestro Francisco Antonio Cano. Y hay más creaciones por descubrir.

Estación Pabellón del Agua EPM

  • Pequeño Teatro de Medellín. A dos cuadras de la estación, en Córdoba con La Playa, está este teatro que nació en 1975 y que es referente de la escena teatral de la ciudad. Funciones de martes a sábados con entrada libre y aporte voluntario.
  • Plazoleta Torres de Bomboná. Un espacio de encuentro para comer, charlar con los amigos, ir al teatro y escuchar música de todo tipo en diferentes bares. ¡Aquí hay plan para todo el mundo!
  • La Pascasia. Baja por la calle Pascasio Uribe, entre Maturín y Bomboná, para llegar a esta casa donde la cultura es el mejor punto de encuentro.

Estación Bicentenario

  • Parque Bicentenario. Espacio público que se construyó para conmemorar los 200 años de independencia de Colombia. Zonas verdes, caminos, esculturas y parques infantiles para pasar la tarde.
  • Museo Casa de la Memoria. Entra a este lugar donde se reconstruye la memoria histórica, de las violencias y el conflicto armado. ¡Una experiencia sensitiva que te ayudará a entendernos un poco más!

Comfama, junto a más de 40 entidades, hace parte de la Alianza por el Centro, la cual busca generar una agenda que la apueste a la vida cultural, al entorno comunitario y a la convivencia en este sector de la ciudad. Es así como pone a disposición espacios como el Claustro San Ignacio. Consulta la programación en www.comfama.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

María Esperanza Moreno es ama de casa, ya se pensionó, disfruta la vida, de su tiempo y de la compañía de su hija y...
" />