Empresas B: ser las mejores para el mundo, y no del mundo

Choucair Testing ha sembrado más de 14 mil árboles en Antioquia.
Un reto que no desvincula los intereses económicos de las organizaciones, y otorga la oportunidad de solucionar problemas sociales y ambientales.

Cuando María Clara Choucair ve que talan un árbol, siente que también la talan por dentro: ¿y los pájaros?, ¿y el aire?, ¿y la sombra? Por eso decidió sembrar árboles, no porque alguien se lo pidiera, sino porque cree que es posible cambiar el mundo y contribuir para que sea un mejor vividero.

Para muchos es algo muy hippie, esa palabra que se usa comúnmente para designar a quienes, por ejemplo, van por ahí tratando de cuidar la naturaleza y nos recuerdan el movimiento social de la década de 1960.

Y quizá así lo fue, al principio, para muchos de sus colaboradores en Choucair Testing, empresa dedicada a pruebas de software que ella dirige y que nada tiene que ver con árboles.

Pero ahora, cada tanto, los directivos, trabajadores y sus familias se van a algún lugar retirado de Medellín a sembrar retoños, en espacios donde saben que podrán cumplir su largo ciclo de vida. Allí, todos comparten, se distraen, hablan entre ellos, y no por ello la empresa deja de recibir dividendos.

(Lee tambiénClaves para que la convivencia con tu vecino sea un hit).

Esta es solo una de las estrategias con las que Choucair Testing aporta a la transformación del mundo. Y según dice María Clara, “no se trata de responsabilidad social empresarial, sino que es una preocupación que debería estar en el ADN de las empresas”. De eso se trata ser “B”, que ganen todos: los accionistas, los trabajadores y la sociedad.

En un mundo con amplio acceso a la información y donde hay un número creciente de consumidores preocupados por su planeta y por hacer veeduría a las acciones tanto públicas como privadas, asumir actitudes “B” es cada vez más importante para las organizaciones… o bueno, más que eso, es ¡una oportunidad! ¿Estamos dispuestos a asumirla?

 
Sabías que…

En diciembre del 2016, Medellín fue sede del Encuentro +B América Latina, organizado por Sistema B Colombia y que contó con el apoyo de Comfama. A su término quedaron algunos retos para el país en materia de la redefinición del éxito empresarial, un criterio que debe trascender más allá de la generación de dividendos y orientarse, además, a la resolución de los problemas ambientales y sociales en los entornos en los que están inmersas las empresas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un reto que no desvincula los intereses económicos de las organizaciones, y otorga la oportunidad de solucionar problemas sociales y ambientales.
" />