El poder de la conversación entre creencias

El poder de la conversación entre creencias

Desde tiempos antiguos, la religión ha sido parte esencial del ser humano, toda vez que históricamente ha ocupado un espacio importante en el pensamiento, la forma de vida, la cultura y las civilizaciones, diferenciándose de la búsqueda espiritual, que puede manifestarse de múltiples formas: en la misma religión, el arte, la música, la poesía o cualquier expresión que permita la elevación del espíritu.

Para Johman Carvajal Godoy, doctor en filosofía y profesor universitario, es importante encontrar los puntos en común de las religiones, con el fin de facilitar en el mundo diálogos interreligiosos que posibiliten el crecimiento personal. El profesor referencia esos puntos en común en asuntos como el amor, la compasión, los rituales y, lo que es muy importante para él, “la manera como se entiende el comportamiento de las personas, las reglas en común que nos ponemos para convivir, lo que podemos llamar el proyecto ético común de las religiones: el respeto por los ancianos y los padres, por ejemplo”.

Otro de los elementos que destaca Carvajal es que las religiones siempre están articuladas a sistemas políticos y científicos y que, de esta forma, han logrado aportar, cada una desde su labor, al desarrollo de la sociedad.

Para entender mejor el mundo de las religiones y seguir explorando ese diálogo interreligioso en Medellín, Mohamed Alí, líder de la mezquita As-salam; Juan Felipe Jaramillo, sacerdote budista; Amilcar Ulloa, cristiano protestante, y Melisa Gómez, del Centro de Fe y Culturas, se encuentran constantemente para vivir la espiritualidad como una experiencia y para reafirmar que a pesar de que el credo religioso los divide, la espiritualidad los une.

Para el imaginario colectivo, muchas de las guerras que históricamente ha vivido la humanidad han sido provocadas por las religiones; también se considera que las creencias nos dividen y que la confrontación es permanente.

Pero, cuando se buscan puntos en común entre las religiones, la paz es uno de ellos; por ejemplo, el sacerdote budista Juan Felipe Jaramillo dice: “Desde nuestra creencia, el budismo es una forma de relacionarnos sin murallas, estamos aquí para tumbar esas murallas que se crean a partir de, entre otras cosas, la ignorancia, pero todas las búsquedas espirituales abordan su preocupación por la paz, la espiritualidad une porque está basada en el amor”.

En sus encuentros, ninguno trata de convencer al otro; cada uno tiene la convicción de que, con la solidaridad y el encuentro, se puede construir. Entienden en su profundidad que las religiones son un medio, no el fin, y que lo esencial es vivir la espiritualidad como una experiencia personal.

Concebir el encuentro y la conversación como una posibilidad de aprendizaje, donde necesariamente no nos unen los mismos gustos o ideas, es la manera como estas personas han decidido sentarse en la misma mesa; allí todos caben, todos tienen voz, todos pueden ser parte porque la diferencia enriquece, abraza a los opuestos y entiende que hay crecimiento cuando reconocemos que lo diferente abre la mente y nos permite conectar desde la humanidad profunda, el respeto y la bondad.

Este es un espacio libre, plural, diverso y abierto. Quienes quieran sumarse a la conversación, en el Centro de Fe y Culturas son bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desde tiempos antiguos, la religión ha sido parte esencial del ser humano, toda vez que históricamente ha ocupado un espacio importante en el pensamiento,...
" />