El ejercicio de la gratitud

ilustración david escobar para Comfama
“Reflexionemos sobre nuestras bendiciones actuales, que cada persona tiene muchas, no sobre nuestros infortunios pasados, de los cuales todos tenemos algunos”, Charles Dickens.

“¿Qué aprendió de su papá y su mamá?” – dijo el periodista.

A finales del año 2003, la primera vez que fui nombrado en un cargo público, me llamaron de El Colombiano para una entrevista por ser el más joven del nuevo gabinete municipal de Medellín. No recuerdo toda la respuesta que di, aunque mi mamá me recuerda siempre su parte. De mi papá creo que dije que me heredó el amor por la poesía. Sobre mi mamá fui contundente. Beatriz Elena me enseñó a trabajar.

Me dio método de estudio al acompañar, sin hacer nunca por mí, los primeros años de tareas escolares. Gracias a ella aprendí a poner horarios, planear, persistir y disfrutar los buenos resultados. Luego, a través de rompecabezas de miles de fichas, me introdujo en la conciencia de los procesos y la paciencia para comprender que todo tiene su ritmo y sus etapas. Finalmente, y ahí creo que está lo más importante, me enseñó a trabajar mediante su ejemplo. Siempre ha trabajado duro. Primero, tuvo en casa una fábrica de confecciones conel fin de poder acompañar a sus hijos. Luego, cuando mi hermano cumplió 13 años entró de nuevo al mundo laboral tradicional.

Cuando mi papá murió se hizo cargo de todo: la casa, la universidad y dos costosos adolescentes, con una perseverancia y confianza que aún hoy me inspira. Durante su vida ha hecho de todo: manejó almacenes de ropa, fue gerente de oficina de un banco, administradora de un restaurante, directora de cartera de una clínica, administradora de un colegio. En resumen, mi mamá es una luchadora. Por eso comienzo esta edición dándole las gracias, por no rendirse ante el miedo ni la soledad. Por creer en nosotros, por enseñarme que el trabajo es el camino para la dignificación del espíritu y la ruta hacia las posibilidades.

Recientemente hemos aprendido que la gratitud es fundamental en la vida humana. Los investigadores en neurociencia cada vez tienen más evidencias de sus efectos positivos en la mente. Numerosos estudios señalan que la gratitud como hábito, dirigida a los demás o a los más simples aspectos de la vida y la naturaleza, tiene una correlación directa con la salud, el bienestar y la felicidad. Sentimos gozo al dar y agradecer, porque afortunadamente en nuestro proceso evolutivo como especie, quienes más apoyaban al colectivo inmediato, a la tribu, eran fundamentales para la sobrevivencia de todos. Era vital motivarlos y cuidarlos.

Sin embargo, la práctica de la gratitud aún no hace parte de nuestra cultura. Hay gente que piensa que se ha hecho a sí misma, ¡se equivoca! ¿Se han puesto a pensar qué sería de nosotros sin padres, mentores, amigos o sin millones de personas que nos antecedieron creando el infinito acervo del conocimiento y la sabiduría humana?

Esto es algo que las empresas modernas comprenden muy bien: el buen trabajo en equipo, el clima laboral favorable a la innovación y a la productividad, demandan altas dosis de generosidad y gratitud. Los empleados egoístas e individualistas – los que se comen el último pedazo de la torta en la fiesta del trabajo, como le leí a Richard Branson -generalmente destruyen valor. En cambio, los grandes líderes, tengan o no cargos directivos, son aquellos que ponen al equipo, la comunidad o la organización por encima de su bienestar individual, un salario, o un ascenso laboral.

Por estas razones, dedicamos esta edición de diciembre a la gratitud. Desde Comfama invitamos a las empresas y a las familias a crear rituales con este propósito para reconocer que la vida está llena de milagros y sentarse, a fin de año, a reconocer que al lado de miles de cosas por hacer, mejorar y arreglar, hay millones para valorar y celebrar. Gracias, por supuesto, al equipo de Comfama, por trabajar con amor y constancia por nuestro propósito superior, y a todos ustedes por este 2017 a nuestro lado. ¡Su confianza y cariño nos aseguran que 2018 será un año aún mejor!

4 Comments

  • E l agradecimiento y la gratitud
    que nos han enseñado, nos hacen más valiosas personas, para seguir enseñando a nuestros hijos, familiares, amigos y sociedad.

  • David, gracias por aclarar de donde te viene un hábito escaso pero formativo y estimulante: la gratitud. Aprovecho para dar las gracias por tu amistad y por tu contribución a las instituciones que lideras. Un fuerte abrazo desde Quito!!

  • David, qué palabras más acertadas.
    Ojalá los directivos, empleados, independientes, en fin todos los seres humanos leyeran esto.
    Gracias por escribirlo y compartirlo !

  • Gran historia de vida…y realmente habla sobre un gran valor que es la gratitud…estas generaciones tan inteligentes…pero se creen que el mundo les deben a toda hora…agradecer …agradecer. …como alimenta el alma…felicitaciones. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

“Reflexionemos sobre nuestras bendiciones actuales, que cada persona tiene muchas, no sobre nuestros infortunios pasados, de los cuales todos tenemos algunos”, Charles Dickens.
" />