El derecho a ser feliz

La primera gran victoria de Valery fue poder utilizar el yomber de su colegio.
De pequeña, cuando la llamaban Santiago, jugaba con muñecas. Lo hacía al escondido, pero sabía en su interior que eso la hacía feliz.

Nació hombre, sin embargo, sabía que era mujer. Dice que esas sensaciones no se pueden explicar, que son un impulso interior que no deja dudas.

Durante trece años esperó el momento indicado para poder contárselo al mundo. Soñaba hacerlo sin sonrojarse, sin arrepentimientos y con orgullo.

Llegó el día, hace cuatro años, cuando la unión en su hogar no resistió más y su padre decidió irse, para siempre, de la casa. A veces el dolor precede a la alegría, y esa partida dio paso a un nacimiento: con trece años de edad nació Valery.

Su cabello creció, sus pechos también, su voz se hizo más aguda, sus cejas más marcadas, su sonrisa empezó a encuadrarse entre líneas de colores y su alma se hizo libre.

Aceptar la diferencia empieza por casa. Es allí donde cada persona adquiere una concepción del mundo y de las personas que lo componen.

El cambio siempre es bueno, pero no es fácil. En su caso, las calles de su barrio, Aranjuez, se llenaron de miradas: muchas de aprobación, otras de extrañeza.

La felicidad es la posibilidad de ser, tal vez por eso es que a Valery las miradas le resbalan. Ella sabe que es igual a todos, lo demostró en su colegio, cuando tras un año de insistencia logró que la dejaran usar el uniforme de gala como una joven más.

Ya está en grado once, y como van las cosas, dice que va a ganar el año. Tiene 17 años y sus sueños le iluminan la mirada, entre ellos estudiar comunicación social y, por qué no, ser la primera presentadora transgénero de Antioquia y tal vez de Colombia. Como decía Marcel Proust, “Si soñar un poco es peligroso, la cura no es soñar menos, sino soñar más, soñar todo el tiempo”.

3 Comments

  • Una cosa es el respeto a la diferencia y la tolerancia, con lo que estoy totalmente de acuerdo, pero otra muy diferente es promover este tipo de elecciones entre sus lectores, Comfama se ha caracterizado por ser una entidad que promueve los valores, las buenas costumbre y la Familia, creo que en este punto perdieron el norte y el camino, los adultos son libres de hacer cualquier tipo de elección con su vida, pero lo que realmente preocupa es que clase de educación están impartiendo entonces a nuestros niños en su Colegio Comfama, se dejaron contagiar por la amenazante “ideología de género” que tiene confundidos a tantos, entre ellos los niños, que ahora son bombardeados con todo tipo de “información” sobre lo que se ha vuelto moda, ser parte de la comunidad lgtbi, por que lamentablemente así es, niños que aún no tiene la madurez física, psicológica, intelectual y moral para tomar este tipo de decisiones y que desde pequeños les están vendidendo la idea de que todo esto es muy bueno y no tiene nada de malo querer ser algo contrario a lo que ya es. Ahora comprendo muy bien por que los uniforme cambiaron de color en el colegio, ustedes están atentando contra el derecho que tenemos los padres a educar a nuestros hijos de acuerdo a nuestros principios y valores, sé que mi comentario puede herir susceptibilidades pero con todo respeto lo digo cuando mis hijos tengan la capacidad de tomar ese tipo de decisiones lo harán, por ahora como no quiero que en Comfama lo adoctrinen de esta manera y le quieran enseñar algo que a sus cortos 4 años no lograría entender entonces hablaré con mi esposo para retirarlo del Colegio Comfama por que para mi esto es un atropello al orden natural de la Familia, a la moral y al diseño original de Dios

    • Excelente comentario , apoyo en totalidad , debemos respetar y tolerar , pero no debemos dejarnos llevar por lo qur ahora creen que es lo correcto, en la misma comunidad gay se ha desmentido el hecho que se nace gay , por lo tanto estamos confundiendo a nuestros jovenes , por eso el alta taza de suicido en los transgeneros , por la decision mal tomada .

    • Discrepo. Qué buena iniciativa de COMFAMA, qué alegría que haya dado un paso adelante en el reconocimiento de la población trans, se trata de eso, reconocimiento no de promoción. Lo que están promoviendo es el respeto y la reconocer la diversidad de personas que hay y serán inscritas a COMFAMA. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De pequeña, cuando la llamaban Santiago, jugaba con muñecas. Lo hacía al escondido, pero sabía en su interior que eso la hacía feliz.
" />