Que nadie se quede atrás: el dilema ético de la tecnología

signo de interrogación
Black Mirror es el nombre de la serie televisiva británica que muestra el lado oscuro de la tecnología y las consecuencias que podría ocasionar su uso desmedido.
La tecnología es algo cotidiano y su uso nos enfrenta a distintos dilemas éticos que trascienden la pregunta común de si es buena o mala. Al respecto hablamos con Maria Alejandra Gonzalez-Perez, profesora de la Universidad Eafit, Vice-Presidente de la Academia de Negocios Internacionales (AIB), y miembro del consejo global del objetivo de desarrollo sostenible de cero pobreza.

 

Series como Black Mirror nos dan una visión de los extremos a los que podemos llegar con nuestra relación con la tecnología. ¿A qué juicios éticos nos enfrenta vivir en un mundo tecnológico?

Pienso que el tema de Black Mirror no necesariamente muestra los extremos, de hecho muchas de las tecnologías que se presentan en la serie ya están, simplemente se hace una exageración para resaltar ciertos aspectos. En el programa se habla de la relación entre tecnología, sociedad y los procesos sicológicos que ocurren al nivel de los individuos para que como televidentes nos confrontemos.

Mas que juicios, se trata de una serie de dilemas éticos a los que nos enfrentamos al vivir en un mundo tecnológico. Por ejemplo, quiénes tienen acceso y a qué tecnología, qué capacidad tenemos nosotros para interactuar con las máquinas, cómo estamos nosotros mediando todas las relaciones sociales, económicas, políticas, comerciales, a través de la tecnología, qué tan humanos somos en relación con las máquinas y qué clase de poder les estamos dando. Esto no necesariamente es bueno o malo.

Pueden existir muchos más dilemas, pero pienso que los temas centrales son de acceso, de criterio, de no olvidar la humanidad, de la finalidad de la tecnología, de empoderar a las máquinas, de enseñarles más y de hacerlas más empáticas. Cada vez hay máquinas más humanas y humanos cada vez más máquinas. Esa quizás es una contradicción.

La tecnología ya está en nuestra vida cotidiana ¿es inevitable que nos permee a todos?

No sé lo absoluto del término inevitable. Creo que alguien que pudiera tomar la decisión determinada de aislarse totalmente podría lograrlo, eventualmente esta persona puede incluso desarrollar sus propias técnicas para optimizar su aislamiento. Creo que somos libres y que la capacidad humana da hasta para lograr no estar permeados de tecnología.

 

Algunos autores consideran los smartphones como una prótesis del ser humano ¿ya somos cíborgs?

Desde hace mucho tiempo, desde que las personas utilizamos una muleta, un lápiz, unas gafas, no es solo un tema de smartphones. Hay muchos aspectos de la vida en donde tenemos una complementariedad tecnológica que utilizamos para ayudar a mejorar nuestro rendimiento, nuestra capacidad o para monitorear ciertos aspectos.

 

¿Qué sigue para nuestra sociedad en términos tecnológicos, en qué cosas buenas y malas nos transformaremos?

Dependerá de muchos aspectos, de que reflexionemos acerca de qué significa ser humano, de que seamos compasivos, de que tratemos de no excluir a las personas del acceso a la tecnología. De esa manera creo que podemos tener la tecnología al servicio de la humanidad, porque si nosotros tenemos a la tecnología solamente beneficiando a algunos, vamos a crear unas situaciones de difícil manejo. La clave es siempre tratar de no dejar a nadie atrás.

 

Maria Alejandra es columnista de Dinero.com

 

¿Somos cíborgs? 

Según la Real Academia Española un4 cíborg es un: "Ser formado por materia viva y dispositivos electrónicos". Si analizamos que algo tan cotidiano como un reloj es tecnología, entonces somos cíborgs desde hace mucho tiempo.

Regresa: Preguntas de la era digital 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La tecnología es algo cotidiano y su uso nos enfrenta a distintos dilemas éticos que trascienden la pregunta común de si es buena o mala. Al respecto hablamos con Maria Alejandra Gonzalez-Perez, profesora de la Universidad Eafit, Vice-Presidente de la Academia de Negocios Internacionales (AIB), y miembro del consejo global del objetivo de desarrollo sostenible de cero pobreza.
" />