Mi derecho a decir no

ilustración de familia johana valencia
“Lo más importante que aprendí a hacer después de los cuarenta años fue a decir no cuando es no”, dijo alguna vez Gabriel García Márquez. Johana Valencia, mamá de Sofía y Emiliano, los educa para que desde ya lo hagan.

Sofía tiene cinco años y Emiliano dos. Son dos niños alegres y afortunados, tienen una gran mamá, se llama Johana y es consciente de la importancia de prevenir, de educar en el amor y de enseñarles a sus hijos que sus cuerpos son únicos y les pertenecen.

Lo hace aplicando principios de la crianza humanizada, que consiste en un acompañamiento afectivo e inteligente a los niños. Así aumentan sus probabilidades de desarrollar la creatividad, la solidaridad, la salud y la autoestima.

Esta última es fundamental, puesto que, a los niños con alta autoestima les cuesta menos poner límites frente a esas situaciones, emociones y contactos que no quieren.

En el caso de Sofía y Emiliano la sinceridad es protagonista. Johana se siente bien respondiendo todas sus preguntas; eso sí, en un lenguaje adecuado y simple para ellos lo entiendan. También les explica que hay zonas que no se tocan y que las cosas no se hacen por obligación.

Así genera lazos de confianza con sus hijos, esos mismo que refuerza compartiendo mucho tiempo con ellos, eliminando las barreras de género, conociendo su entorno y dándoles la oportunidad de decidir cómo actúan e interactúan con sus semejantes.

Para ella, la prevención es el único camino a la hora de pensar en un presente y un futuro distinto para sus hijos, uno en el que prime el respeto, el buen trato y la igualdad. Ella hace su aporte. Todos podemos hacer el propio.

 

Los derechos sexuales y reproductivos, según Amnistía Internacional, son:

  • Derecho a saber y aprender acerca de nuestro cuerpo, salud sexual y relaciones.
  • Derecho a servicios de salud sexual y reproductiva, incluidos métodos anticonceptivos.
  • Derecho a decidir si tener hijos o cuándo tenerlos.
  • Derecho a elegir a nuestra pareja.
  • Derecho a vivir sin ser víctima de violación ni de violencia sexual.

 

Educar con herramientas de crianza basadas en el amor y el respeto es posible. Con los contenidos de Tejiendo Hogares, iniciativa del Despacho de la Primera Dama de Medellín, tendrás apoyo para conseguirlo. Síguelos en Twitter como @TejiendoHogares.

Fuente: www.amnesty.org/es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

“Lo más importante que aprendí a hacer después de los cuarenta años fue a decir no cuando es no”, dijo alguna vez Gabriel García Márquez. Johana Valencia, mamá de Sofía y Emiliano, los educa para que desde ya lo hagan.
" />