Confiar en uno mismo

El baile ha sido la pasión de Camila desde pequeña y, aunque dudó de sus posibilidades, continúa persiguiendo su sueño. Una historia de la importancia de confiar en uno mismo.

 

Camila Cardona tiene 26 años, vive en Medellín y está cursando el último semestre de Licenciatura de Danza en la Universidad de Antioquia.

Bailar le ha gustado desde que tiene memoria, pero nunca imaginó que dedicaría su vida a ello. En el colegio, por su amor a los animales, pensó en ser veterinaria. Sin embargo, al graduarse comenzó a dedicarle mucho tiempo a la danza; fue en ese momento que supo de una carrera para estudiarla, se presentó a la universidad y ya está cerca de culminarla.

Aunque tuvo el apoyo de parte de su familia y sus amigos, el camino no ha sido fácil. Siempre existió la duda de si podía vivir de esa profesión. Las carreras mejor vistas por sus allegados eran la medicina, las ingenierías y las administrativas, no consideraban a las artes. A pesar de esto, su madre siempre le insistió en que «si eso te hace feliz, te apoyaré».

Camila decidió intentarlo. Desde entonces se ha enfrentado a diferentes obstáculos como tener poco dinero para formarse y cubrir sus gastos, no encontrar muchas ofertas laborales y, además, enfrentarse a estereotipos por ser mujer, en especial en el street dance o danza callejera, donde la mayoría de las ofertas laborales son para los hombres.

Las dificultades la han hecho dudar de seguir adelante, de pensar si sí vale la pena luchar por su sueño, de considerar si los demás tienen razón sobre el baile y la posibilidad de vivir de él, inclusive, si fue un error no ser veterinaria y si esa carrera la tendría hoy en una mejor posición.

Para muchas personas el baile es un escape de su cotidianidad, para Camila, su vida. Decidió confiar en ella, sabe que, si no lo hace, probablemente nadie más lo hará. Con su confianza y convicción sabe que tendrá la fuerza necesaria para impactar y dejar huella en cada presentación.

«Cuando te involucras realmente con algo que te apasiona y te hace verdaderamente feliz, te olvidas de lo malo», dice convencida. Ver su proceso, su crecimiento, quien era, no solo como bailarina, sino como persona y más como mujer, y quien es ahora, le reconfirma que encontró su lugar en la vida.

Atribuye su felicidad en el baile a su confianza en sí misma, a creer en ella, en sus capacidades, a no rendirse, adaptarse a los cambios y apoyarse en las personas que están a su lado. Camila demuestra que, a pesar de las dudas, cuando uno cree en sí mismo, no hay obstáculo que se resista.

***

Podemos confiar… En nuestras capacidades. Con trabajo, disciplina y constancia se pueden cumplir los propósitos.

***

¿Has pensado que de ti depende ser tu obstáculo más grande o tu camino más directo hacia tus sueños?

Etiquetas del contenido
, ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El baile ha sido la pasión de Camila desde pequeña y, aunque dudó de sus posibilidades, continúa persiguiendo su sueño. Una historia de la...
" />