#AguaLaBoca: Chorizos a la colombiana hechos en el barrio Castilla

Para saber más del negocio se puede llamar al celular 3127642732.
Dicen por ahí que “Al que le van a dar le guardan y si está frío le calientan”. Eso le pasó a Omar Darío Montoya, quien al verse sin trabajo decidió emprender un negocio del que no sabía absolutamente nada: la producción de chorizos colombianos.

¿El inicio? Recuerda que todo comenzó cuando su cuñado y la esposa se encontraban sin empleo y escucharon que un amigo se quería aventurar a producir chorizos, pero ante el miedo de emprender se arrepintió. Lo primero que pensó Omar fue: “Hagámoslo nosotros”. Y así empezó esta empresa que se convertiría pronto en el sustento familiar.

Después de mucho investigar, Omar compró una pequeña máquina para embutir; los primeros 40 chorizos le quedaron salados, los 130 siguientes, simples. Con la ayuda de amigos ingenieros de alimentos encontró la fórmula perfecta para el producto estrella de su propio negocio llamado Chorizo Colombiano.

Lo que al principio fue una producción pequeña, pronto se convirtió en 500 unidades semanales, por lo que Omar se vio en la necesidad de convertir el último piso de su casa, ubicada en el barrio Castilla, en el centro de producción.

Gracias a la asesoría de Comfama e Interactuar, Omar logró innovar en su negocio, lanzando al mercado tres nuevos productos: costilla ahumada, chorizo americano y chorizo argentino.

Omar cuenta con la ayuda de Yulieth, su cuñada; así como de su madre, Carmen Amanda, quien es la encargada de realizar todas las ventas. También participa su hermana, quien le ayuda en la toma de decisiones.

(Lee tambiénUna familia que cumple sueños a su medida).

Yulieth recalca que “Omar es un hombre perseverante y soñador, pero ante todo es de muy buen corazón, por lo que le gusta triunfar, pero de la mano de todas las personas que más quiere: su familia”.

A la fecha, Chorizos colombianos está alcanzando una producción de 50 mil unidades. ¿El siguiente sueño? Convertir sus productos en chorizos de exportación, meta en la que trabaja con la asesoría de Interactuar y Comfama, por medio del Método Base de Aceleración Empresarial MBA que realiza con ambas entidades.

Omar, quien es padre de dos niños de cinco y nueve años, también es dueño de un asadero, negocio complementario donde vende sus productos. A ellos los educa con el poder del ejemplo.

    • Dónde: carrera 65 No 93 – 44.

  • Precio: $5.000 por un chorizo y arepa con queso derretido.
  • Qué comer: chorizo tradicional, colombiano o argentino.

 

2 Comments

  • me alegra mucha el emprendimiento de las persona y más aún que encuentren apoyo, pero al llamar a interactuar y comfama para solicitar asesoría nadie sabe dar informacion, seria bueno y prudente quien despeje las dudas
    gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Dicen por ahí que “Al que le van a dar le guardan y si está frío le calientan”. Eso le pasó a Omar Darío Montoya, quien al verse sin trabajo decidió emprender un negocio del que no sabía absolutamente nada: la producción de chorizos colombianos.
" />