Amor y amistad: Laura y Miguel, amigos para toda la vida

Laura es afiliada a Comfama y trabaja en Nutresa.
Para sentir un afecto personal, puro y desinteresado por alguien no se necesita ser de la misma edad. ¿Quieres saber el porqué? Celebremos el mes del amor y la amistad.

Laura tocó el timbre, en el fondo se escuchaban las voces de niños que gritaban. Cuando abrieron la puerta de la Fundación Madrid Campestre se le abalanzaron. Ella, sin poder caminar, los abrazó a todos.

Distantes, unos ojos grandes la miraban de forma especial. Miguel* tiene 5 años, vive en un hogar de paso en Robledo, a la espera de ser adoptado. Sus colores preferidos son el rojo y el azul, los colores del Hombre Araña. Cuando grande, sueña ser como él. Es tímido y no habla mucho, pero con esos grandes ojos logra transmitirlo todo.

Laura tiene 24 años, estudió Ingeniería de Diseño de Producto y trabaja en Nutresa. Su color favorito, el azul. Desde el colegio le apasionan los niños, el voluntariado, la comida y el Atlético Nacional. ¿Qué tienen en común Laura y Miguel? Que son amigos. Se conocieron hace más de un año por el programa Amigos para siempre de la Fundación Soñar Despierto. Laura, en compañía de nueve amigos más, realiza una vez al mes salidas divertidas para Miguel y otros niños.

Juntos han ido a clases de kung-fu, al Parque Explora, al Museo del Agua, al Tesoro Encantado y a otros sitios de la ciudad.

Para ella, estar con Miguel representa enseñarle a ser una mejor persona; por eso, en todo momento, le enseña a  decir “buenos días”, “gracias” y “perdón”, pues cree que los niños nacen nobles, sin vicios e inocentes. Este trabajo se ve reflejado en el amor y cariño que él le profesa.

(Lee también: Somos iguales, tú y yo: señas que conectan).

Para Miguel, estar con Laura es sinónimo de una nueva aventura, de conocer y de volver a jugar. El día más feliz de su vida fue cuando estuvieron en el Parque de los Pies Descalzos, donde se mojaron en los chorros de agua. ¡Ella nunca lo había visto tan alegre!

Hoy, Miguel es un niño menos tímido, le gusta correr, jugar y tomarse fotos con Laura, casi siempre sacando la lengua o haciendo alguna mueca. A la hora de la despedida él sonríe, pues ya no siente pena y simplemente le pregunta cuándo vuelve para ir a jugar.

*Nombre cambiado para proteger la identidad del menor.

 


Comfama es escenario para celebrar el mes del amor y la amistad. Así lo harán Laura y Miguel, quienes conocerán, juntos, el Parque Comfama Rionegro. Y tú, ¿qué parque quieres visitar en septiembre?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para sentir un afecto personal, puro y desinteresado por alguien no se necesita ser de la misma edad. ¿Quieres saber el porqué? Celebremos el mes del amor y la amistad.
" />