Amor no significa objetos

foto de familia palacio sánchez
Los Palacio Sánchez.

Hace más de una década la familia Palacio Sánchez se reúne en diciembre con un solo objetivo:  decirse gracias. Los regalos pasaron a un segundo plano y lo más importante entendieron que regalar pasa primero por compartir.

 

Son tres hermanas: Angie, Lorena y Milena. Hace más de 10 años, cuando su mamá vivía en España, pensaron en lo importante que sería reunirse en familia y fue así como inauguraron lo que llaman “Navidad alterna”. 

Lo hicieron porque querían compartir, agradecer y demostrarle a las otras personas que eran  importantes para ellas. Los primeros regalos no superaron los $2.000 e incluso hoy siguen buscando detalles en cartas, plantas, objetos hechos por ellas o comprados a emprendedores locales comprometidos con el medio ambiente.

Regalar, “no es solo dar un objeto costoso, es compartir, agradecer y demostrarnos el amor que a veces en los afanes del año no alcanzamos a
expresar”, afirma Angie, la mayor de las tres hermanas.

Pero el vaivén del mundo material es difícil de esquivar y fue así como en algún punto de esta historia empezaron a preocuparse más por quedar bien con el regalo que por demostrar afecto en lo que daban. Lo corrigieron a tiempo e incluso en ese momento, comenzaron no solo a elaborar sus propios regalos, también encontraron oportunidades de emprender en proyectos como PaletCo, una iniciativa de Lorena, la hermana del medio, y su compañero, que busca reutilizar la madera para darle otros usos y otras formas.

También hubo quienes, como Cindy, la menor de las tres, comenzaron a decorar alcancías a mano, a cultivar plantas para luego obsequiar y a llenar
botellas vacías de detalles que se vieran bellos y que fueran pensados para cada una de las personas a las que iban dirigidos. “Regalar cosas hechas por
uno es un proceso personal, porque no es solo dar algo original y barato, es también entregar un plus divertido, es pensar en la gente”.

Cuando Luz Miriam regresó de España junto a su compañero, Jorge Ardila, quien ha sido como un segundo padre para sus hijas, se vincularon a la celebración ya instaurada por las tres hermanas. Lo hicieron para quitarle la seriedad a los regalos y ponerle esa seriedad a la forma en que, como
familia, quieren compartir.

Hoy cada una de las hijas de esta familia, las Palacio Sánchez, vive su vida independiente del núcleo del hogar. No obstante, esta no es una razón para dejar de reunirse, para dejar de resignificar el verbo regalar, para dejar
de reinventarse el amor que expresado en lo material puede también hablar de consciencia. En este diciembre, la creatividad, la alegría y el
reconocimiento volverán a ser protagonistas de esa “Navidad alterna” con la cual en familia invitan a hacer del afecto el gran protagonista.

Ideas de las Palacio Sánchez para regalar en esta temporada:
• Cartas escritas a mano.
• Plantas.
• Objetos del mercado local.

Regresa: Qué le regalo a…

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hace más de una década la familia Palacio Sánchez se reúne en diciembre con un solo objetivo:  decirse gracias. Los regalos pasaron a un segundo plano...
" />